miércoles, 21 de febrero de 2001

Umberto Eco: Entre mentira e ironía

Entre mentira e ironía
Por Umberto Eco
(Lumen, Barcelona)-Trad.: Helena Lozano Miralles-132 páginas

Publicada en Suplemento Cultura diario La Nación el Miércoles 14 de febrero de 2001

Umberto Eco, el prolífico intelectual italiano, autor de novelas como El nombre de la rosa y La isla del día de antes , y de textos teóricos como Obra abierta , La estructura ausente , y Lector in fabula -a los que permanentemente se agregan una profusa cantidad de artículos periodísticos, entrevistas y conferencias sobre los temas más variados-, ha reunido, con el título de Entre mentira e ironía , cuatro ensayos breves en los que expone sus "lecturas" de testimonios sobre la vida del alquimista italiano Cagliostro, de la novela Los novios, de Manzoni, de pasajes de diversas obras de Campanile y de la Balada del mar salado , protagonizada por Corto Maltés, el célebre personaje de Hugo Pratt.

"Migraciones de Cagliostro" es un texto decididamente borgeano. Valiéndose de numerosas fuentes, de cuya autenticidad el lector sabrá sospechar -máxime si se toma en cuenta que, en el propio ensayo, se dice que hay quienes sostienen una "credulidad indiscriminada hacia cualquier fuente" y tienden "a no usar un testimonio cuando se haya demostrado fidedigno sino a juzgarlo fidedigno porque ha sido usado"-, Eco confronta las figuras de dos alquimistas del siglo XVIII, Cagliostro y Saint-Germain, para mostrar cómo, a fuerza de confusiones o intencionalidades ocultas, las caracterizaciones de ambos se han ido entrelazando y los atributos de uno han migrado al otro. Cuando, hacia el final del texto, el propio Eco decide poner en boca de un Cagliostro al borde de la muerte palabras que habrían correspondido a Saint-Germain, se tiene la impresión de que el aparato textual anteriormente desplegado no buscaba más que construir esa confusión y poner en duda no la identidad de Cagliostro, sino la categoría misma de identidad.

En el segundo ensayo, "El lenguaje mendaz en Los novios de Manzoni", Eco analiza, en la novela del escritor milanés del siglo XIX, la presencia de una doble semiosis, "artificial" y "natural". La primera corresponde al lenguaje verbal, que dominan los poderosos para su beneficio; la segunda abarca "los signos denominados naturales, los síntomas médicos y atmosféricos, los rasgos fisonómicos [...], los signos indumentarios, las posturas corporales". A lo largo de toda la novela -y Eco se encarga de apuntalar su tesis con numerosos ejemplos-, Manzoni va tomando partido por la semiosis natural, algo que podría parecer contradictorio habida cuenta de que, obviamente, el texto está escrito en el lenguaje del que se dice desconfiar. Esta aparente contradicción no sólo no es tal, sino que da cuenta de algo propio de toda novela, porque "cada novela en su totalidad -sostiene Eco- se presenta como una máquina, inevitablemente lingüística, que se esfuerza en hacer revivir lingüísticamente signos que no son lingüísticos", porque la novela "es relato no de palabras sino de acciones, e incluso cuando relata palabras, las relata en cuanto han adquirido una función de acción".

En el ensayo más extenso del libro, "Achille Campanile: lo cómico como extrañamiento", el semiólogo italiano realiza una fenomenología de los diversos mecanismos que provocan lo cómico y elige, para ello, pasajes de diversas obras de Achille Campanile, debido a su capacidad para dar con lo cómico en el texto -al presentar un suceso cómico en sí mismo de la manera apropiada para hacer reír-, avanzar hacia lo cómico del texto -al provocar la risa narrando un acontecimiento que en sí mismo no tiene nada de cómico, como la muerte- y culminar en la comicidad intertextual -donde los personajes de un texto se ríen de los protagonistas de otro y suscitan la complicidad del lector. Un rápido pero luminoso recorrido por las diferentes definiciones de lo cómico (en Aristóteles, Kant, Hegel, Pirandello, Freud) organiza desde la teoría la selección de fragmentos.

El volumen se completa con un breve texto, "Geografía imperfecta de Corto Maltés", en el que Eco hace gala de sus estrategias de lectura tomando como objeto la Balada del mar salado , de Hugo Pratt.

Una pregunta surge, tras disfrutar de los cuatro ensayos que componen Entre mentira e ironía . ¿Por qué ese título? Poco convincente resulta la justificación del autor: "Todos ellos tienen que ver con estrategias de mentira, desfiguración, abusos del lenguaje, vuelo irónico de esos abusos", porque, ¿hay textos que estén al margen de dichas estrategias? Digamos que lo que el volumen, en realidad, reúne, es un bello título con cuatro ejercicios de lectura exquisitos aunque sin demasiado aire de familia.

Gustavo Santiago

No hay comentarios:

Publicar un comentario