martes, 26 de junio de 2001

Luc Ferry y Alain Renaut: Heidegger y los modernos

Publicada en Suplemento Cultura, diario La Nación, el Miércoles 20 de junio de 2001)

Cuando, en 1933, Heidegger aceptó el ofrecimiento del gobierno nacionalsocialista alemán para ocupar el rectorado de la Universidad de Friburgo, abrió una herida en la filosofía occidental que, transcurridos casi setenta años, no ha logrado cerrarse.

La discusión en torno al nazismo de Heidegger -en la que intervinieron prácticamente todos los intelectuales de peso de la segunda mitad del siglo XX- alcanzó su punto culminante a fines de los años ochenta, en Francia, a partir de la publicación de Heidegger y el nazismo , del filósofo chileno Víctor Farías. Ese libro ostentó el gran mérito de reunir información que por entonces se hallaba dispersa u oculta y que probaba que el pasaje de Heidegger por el rectorado de la Universidad había sido algo más que su "mayor tontería" -expresión con la que el propio filósofo alemán aludió a ese acontecimiento en una de las escasas referencias que hizo de él posteriormente-. Allí se puso en evidencia, por ejemplo, que Heidegger pagó puntualmente sus cuotas como miembro del Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes hasta 1945, que tuvo una actividad política intensa antes y después de 1933, y que todavía en 1960 mantenía una estrecha relación con Eugen Fischer, ex dirigente del Instituto de Higiene Racial de Berlín. Pero, junto a este mérito, la obra de Farías presentaba serios defectos. Es que, en su obsesión por probar la filiación ideológica de Heidegger, el autor cometió errores groseros como el de confundir la localidad de Sachsenhausen, que Heidegger menciona en una conferencia de 1964, con el campo de concentración homónimo. Además, debido a su enfoque excesivamente biográfico, Farías logró, a lo sumo, poner al descubierto la miseria de Heidegger como hombre, pero poco aportó en relación a la consideración de su obra.

Heidegger y los modernos es un texto en el que, además de reconstruir con prolijidad la polémica suscitada por el "caso Heidegger", Luc Ferry y Alain Renaut, especialistas franceses en filosofía política, buscan completar el trabajo de Farías sosteniendo, provocativamente, que el nazismo de Heidegger puede rastrearse tanto en sus discursos de ocasión como en sus textos propiamente filosóficos. " Ser y tiempo había concebido la posibilidad de un vuelco de la decadencia con la condición de que el hombre decidiera recuperar la autenticidad de su Dasein; los textos del rectorado multiplican las invocaciones a la acción, al despertar, desarrollan abundantemente el tema de la Ôdecisión que hay que tomar´ o del compromiso."

El apoyo principal para su tesis lo encuentran los autores en las críticas a la modernidad y al humanismo presentes, o al menos insinuadas, a lo largo de toda la obra de Heidegger. Estos elementos que en sí mismos parecen no indicar demasiado, ya que pueden hallarse en pensadores a quienes no podría acusarse de partidarios del nazismo como Max Weber o Max Horkheimer, puestos en boca de alguien que estuvo ligado al movimiento asumen, según Ferry y Renaut, un sentido inequívoco. Mientras que en Weber y Horkheimer "la crítica se ejerce en nombre de un futuro concebido como razón objetiva", en Heidegger se hace en nombre "de un retorno al universo premoderno de la tradición".

Aun adoleciendo de un grado de precipitación análogo al del texto de Farías -que llevó al autor a completar con especulaciones poco sólidas el terreno que con los documentos no logró abarcar-, Heidegger y los modernos es un libro que consigue inquietar. Porque, al situar la discusión en el ámbito de las ideas, Ferry y Renaut evitan caer en la mera impugnación ad hominem y, al mismo tiempo, cierran el camino a "depuraciones" ligeras a través de las cuales la obra se ponga a salvo de la ideología de su creador. Por otra parte, sus críticas hacen blanco no sólo en el autor de Ser y tiempo sino en todos aquellos que, desde distintas corrientes, se presentan como sus herederos filosóficos.

Gustavo Santiago

No hay comentarios:

Publicar un comentario