jueves, 21 de noviembre de 2002

Jean Baudrillard, Jean Nouvel: Los objetos singulares

LOS OBJETOS SINGULARES
Por Jean Baudrillard y Jean Nouvel
(Fdo. de Cultura Económica)-Trad.: Horacio Zabaljáuregui-126 páginas

Publicada en Suplemento Cultura diario La Nación el Domingo 10 de noviembre de 2002

Tras años de batallar con sus colegas y a fuerza de producir obras de indudable importancia, Jean Nouvel y Jean Baudrillard pueden ser señalados hoy como dos figuras centrales en la cultura francesa. Edificios como la Fundación Cartier para el Arte Contemporáneo (1994), de París, El Instituto del Mundo Arabe (1987), de París o la îpera de Lyon (1993) y textos de la factura de El sistema de los objetos (1969), La transparencia del mal (1991) o El crimen perfecto (1996) han alimentado polémicas que marcaron la historia de la arquitectura y la filosofía, respectivamente. Por ello no resulta sorprendente que la Casa de los Escritores y la Escuela de Arquitectura de París, al organizar una serie de encuentros en torno a la relación entre arquitectura y filosofía, hayan decidido convocarlos. Fruto de esas conversaciones es el libro Los objetos singulares. Arquitectura y filosofía .

A pesar de que el texto conserva la espontaneidad de la oralidad y, en ese sentido, los temas son abordados sin un orden estricto, pueden apreciarse tres zonas temáticas diferentes. En primer lugar, aquella en la que se intenta aproximar algunos conceptos filosóficos a la arquitectura. En numerosos pasajes se discurre acerca de la seducción, la transparencia, la creación, la estética, el placer. En segundo lugar se podrían agrupar los tramos en los que los autores analizan los edificios emblema de la ciudad contemporánea. Impactan, especialmente, las referencias a Nueva York y a las torres gemelas (el texto fue escrito antes de los atentados). Dice Baudrillard: "Nueva York brinda esa especie de estupefacción de un mundo ya acabado, un mundo absolutamente apocalíptico, pero pleno en su verticalidad -y finalmente suscita una especie de decepción, porque se ha corporeizado, porque ya está ahí y no podrá ser destruido-". Finalmente, una tercera zona en la que se hace presente la cuestión que da título al libro.

Si bien Nouvel y Baudrillard se ocupan del problema de los objetos singulares de la arquitectura, en realidad éste no es más que un ejemplo de un problema mayor, el de la posibilidad de lo singular en el actual sistema cultural dominado por la globalización. Baudrillard ha escrito: "estoy a favor de todo lo que está contra la cultura"; Nouvel adapta la expresión y sostiene: "estoy a favor de todo lo que está contra la arquitectura". Es que, para Nouvel, la arquitectura contemporánea está viciada por una triple nulidad: "es un colage de objetos, que es el que traerá menos problemas ya sea al que lo hace, ya al que lo recibe, ya al que lo construye. Y por esas tres razones es nulo, nulo, nulo". Ya no hay arquitectos en sentido estricto, sino ingenieros que manejan con eficacia algunas normas de construcción. Esto ha dado lugar al creciente fenómeno de la "clonación de arquitecturas"; "a partir del momento en que un edificio de oficinas está hecho sobre una tipología dada, de la cual se conocen la técnica, el precio y las condiciones de realización, se podrá duplicarlo y hacerlo construir sin tener que pagar de nuevo la concepción". En un sentido más amplio, Baudrillard afirma que toda la cultura "en este momento está homologada con la industria, la técnica". Nouvel y Baudrillard comparten, entonces, el diagnóstico acerca de la situación actual. Para el filósofo "estamos en el orden del valor y de la equivalencia, en el hundimiento total de las singularidades"; el arquitecto concluye: "ya no se va hacia la catástrofe, estamos en la catástrofe absoluta".

Sin embargo, en lo que concierne al futuro, sus visiones se separan. Baudrillard asume una posición más pesimista, vislumbra un porvenir en el que la globalización acentuará las diferencias: "la globalización será el teatro de una intensa discriminación, el lugar de la peor discriminación". Este sistema -arriesga- "va a crear una especie de hipersociedad virtual que tendrá en sus manos todos los poderes, que será una minoría absoluta, cada vez más minoritaria, y una gran mayoría -en términos genéricos-, el resto, permanecerá verdaderamente en condiciones de exclusión".

Jean Nouvel, en cambio, prefiere apostar por un tipo de creación que desestabilice al sistema. Refiriéndose a las posibilidades de la arquitectura expresa: "Todavía guardo un resto de optimismo... Creo que, a través de pequeños toques, se puede tener la ética para volver la situación más positiva después de cada intervención". Su propuesta consiste en "inventar estrategias de valorización, una poética de las situaciones, evaluar elementos completamente aleatorios [...] tomar parte en el mundo y decir: `me lo apropio y lo brindo para ser visto de otra forma´". La creación de objetos singulares es, para Nouvel, aquello que puede permitirnos construir una alternativa frente al anonimato al que la clonación de identidades pretende condenarnos.

"Una obra es una singularidad, y todas estas singularidades pueden crear agujeros, intersticios, vacíos, en el conjunto metastático de la cultura", concede Baudrillard y añade, lapidario: "Pero no las veo agruparse, federarse en una especie de antipoder que podría investir al otro. No. Estamos definitivamente inmersos en el orden de la cultura, hasta un posible apocalipsis".

El disenso en éste y otros puntos relevantes muestran que, más allá del respeto intelectual y la estima que se profesan, Nouvel y Baudrillard tomaron con toda seriedad la propuesta de discutir acerca de la filosofía y la arquitectura. Eso hace que Los objetos singulares. Arquitectura y filosofía resulte un libro ágil y profundo al mismo tiempo.

Gustavo Santiago

No hay comentarios:

Publicar un comentario