lunes, 3 de septiembre de 2007

Epígrafes de colección

Anduve juntando epígrafes para un nuevo libro... Comparto:


1

-¿Cómo te llamas?
-Me llamo Alicia, pero...
-¡Vaya nombre! –la interrumpió Humpty Dumpty-. ¿Y eso qué significa?
-¿Acaso los nombres significan algo? –preguntó Alicia, vacilante.
(...)
-Cuando yo empleo una palabra –dijo Humpty Dumpty con tono despreciativo- significa lo que yo quiero que signifique... ¡ni más ni menos!.
-La cuestión está en saber –observó Alicia- si usted puede conseguir que las palabras signifiquen muchas cosas diferentes.
-La cuestión está en saber –afirmó Humpty Dumpty- quién manda aquí... ¡si ellas o yo!

Lewis Carroll, A través del espejo.

2

“Los cronopios, en cambio, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dicen: "No vayas a lastimarte", y también: "Cuidado con los escalones."

Julio Cortázar, Historias de Cronopios y de Famas.

3

Si los niños pequeños lograran hacer oír sus protestas en un Maternal
o, incluso, simplemente sus preguntas,
eso ya sería suficiente para hacer una explosión
en el conjunto del sistema de la enseñanza.

Gilles Deleuze, Los intelectuales y el poder.

4

Cuando el niño era niño, andaba con los brazos colgando,
quería que el arroyo fuera un río, que el río fuera un torrente y que
este charco fuera el mar (...).
Cuando el niño era niño, era el tiempo de preguntas como:
¿Porqué yo soy yo y por qué no tú? ¿Por qué estoy aquí y por qué no
allí? ¿Cuándo empezó el tiempo y dónde termina el espacio? ¿Acaso
la vida bajo el sol no es sólo un sueño? Lo que veo y oigo y huelo,
¿no es sólo la apariencia de un mundo ante el mundo? ¿Existe de verdad
el mal y gente realmente mala? ¿Cómo puede ser
que yo, el que yo soy, no fuera antes de devenir, y que un día yo, el
que yo soy, no seré más ése que soy?

Win Wenders y Peter Handke, Las alas del deseo.


5

“(...) la Tierra está repleta de los más incomparables objetos que se ofrecen a la atención y la actividad infantiles. Y objetos concretísimos (...)
En los productos que los demás desechan los niños reconocen el rostro que el mundo de los objetos les muestra precisa y únicamente a ellos”.

Walter Benjamin, Dirección única.

6

“Inocencia es el niño, y olvido, un nuevo comienzo,
un juego,
una rueda que se mueve por sí misma,
un primer movimiento,
un santo decir sí (...)
para el juego del crear se precisa un santo decir sí”

Friedrich Nietzsche, Así habló Zaratustra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario