jueves, 4 de noviembre de 2010

La muerte de Dios

 

La muerte de Dios



   ¿No habéis oído hablar de ese hombre loco que, en pleno mediodía, encendía una linterna y echaba a correr por la plaza pública gritando sin cesar: “Busco a Dios, busco a Dios?” Como allí había muchos que no creían en Dios, su grito provocó hilaridad. “Qué, ¿se ha perdido Dios?”, decía uno. “¿Se ha perdido, como un niño pequeño?”, preguntaba otro. “¿O es que está escondido? ¿Tiene miedo de nosotros? ¿Se ha embarcado? ¿Ha emigrado?” Así gritaban y reían en confusión. El loco se precipitó en medio de ellos y los traspasó con su mirada. “¿Dónde se ha ido Dios? Yo os lo voy a decir, les gritó. ¡Nosotros le hemos matado, vosotros y yo! ¡Todos nosotros somos sus asesinos! Pero, ¿cómo hemos podido obrar así? ¿Cómo hemos podido vaciar el mar? ¿Quién nos ha dado la esponja para borrar el horizonte? ¿Qué hemos hecho cuando hemos separado esta tierra de la cadena de su sol? ¿Adónde le conducen ahora sus movimientos? ¿Lejos de todos los soles? ¿No caemos sin cesar? ¿Hacia delante, hacia atrás, de lado, de todos lados? ¿Todavía hay un arriba y un abajo? ¿No erramos como a través de una nada infinita? El vacío ¿no nos persigue con su hálito? ¿No hace más frío? ¿No veis oscurecer cada vez más, cada vez más? ¿No es necesario encender linternas en pleno mediodía? ¿No oímos todavía el ruido de los sepultureros, que entierran a Dios? ¿Nada sentimos aún de la descomposición divina?  ¡También los dioses se descomponen! ¡Dios ha muerto! ¡Y somos nosotros quienes le hemos dado muerte! ¿Cómo nos consolaremos nosotros, asesinos entre los asesinos? Lo que el mundo poseía de más sagrado y más poderoso ha perdido su sangre bajo nuestro cuchillo. ¿Quién borrará de nosotros esta sangre? ¿Con qué agua podremos purificarnos? ¿Qué expiaciones, qué juegos nos veremos forzados a inventar? ¿La grandeza de este acto no es demasiado grande para nosotros? ¿No estamos forzados a convertirnos en dioses, al menos para parecer dignos de dioses? No hubo en el mundo acto más grandioso, y las generaciones futuras pertenecerán, por virtud de esta acción, a una historia más elevada de lo que fue hasta el presente toda la historia”.  Al llegar a este punto, el loco calló y volvió a mirar a sus oyentes; también éstos callaron, mirándole con asombro. Luego tiró al suelo la linterna, de modo que se apagó y se hizo pedazos. “Vine demasiado pronto –dijo él entonces–; mi tiempo aún no ha llegado. Ese acontecimiento inmenso está todavía en camino, viene andando; mas aún no ha llegado a los oídos de los hombres. Necesitan tiempo el relámpago y el trueno, la luz de los astros necesita tiempo; lo necesitan los actos, hasta después de realizados, para ser vistos y entendidos. Ese acto está todavía más lejos e los hombres que la estrella más lejana. ¡Y sin embargo lo han ejecutado!” Se cuenta, además, que el loco penetró el mismo día en muchas iglesias y entonó su Requiem aeternam Deo. Expulsado y habiéndosele preguntado por qué lo hacía, contestaba siempre lo mismo: “¿De qué sirven estas iglesias, si son los sepulcros y los monumentos de Dios?”



F. Nietzsche, La Gaya Ciencia, libro tercero, aforismo 125.

4 comentarios:

  1. Profesor, perdón por comentar esta entrada pero no encontraba dónde hacerlo. Tengo una pequeña duda: ¿Hay chance de que, el día de la firma de libretas para los que hayan promocionado, la persona que se presente no sea el alumno? Es por un tema laboral, se complica el horario.

    Muchas gracias,
    Cynthia.

    ResponderEliminar
  2. me gusto mucho leer tu libro, si bien la materia no me gusta mucho creo que se hizo muy interesante como la dabas vos, me gustaba ir a tus clases, me entretenían, aprendíamos lo que decía en el libro y los textos de una manera mas llevadera. Saludo palito de la selva
    PD: espero que tengas piedad cuando corrigas mi parcial :)

    ResponderEliminar
  3. me gusto mucho leer tu libro, si bien la materia no me gusta mucho creo que se hizo muy interesante como la dabas vos, me gustaba ir a tus clases, me entretenían, aprendíamos lo que decía en el libro y los textos de una manera mas llevadera. Saludo palito de la selva
    PD: espero que tengas piedad cuando corrigas mi parcial :)

    ResponderEliminar
  4. Hola, Delfina, ¡gracias por tus comentarios!!!
    En cuanto al parcial... te cuento que ya corregí todos, y en tu caso, más que pedir piedad me parece que tendrías que haber estudiado un poco más...
    Nos vemos el día del final, aprovechá estos días para prepararte bien!!!
    Saludos,
    G.

    ResponderEliminar